Qué hacer si la reparación de un coche sale mal

Qué hacer si la reparación de un coche sale mal

Cuando una reparación sale mal, no tienes que sentir que estás a merced de tu mecánico – armado con un poco de conocimiento, puedes abordar con confianza situaciones incómodas y evitar muchas molestias.

La mayoría de las veces, las reparaciones de automóviles funcionan. Pero también habrá momentos en los que te encuentres con un mecánico cuyo trabajo no sea tan bueno. Surgirán problemas en cuanto a la calidad del trabajo, la finalización del mismo, los costos de reparación y la compensación justa. Querrás pagar al mecánico de forma justa, pero los ánimos pueden subir y todos se frustran por un desacuerdo. Entonces, ¿qué hace usted?

Aquí hay una explicación paso a paso de cómo tratar con calma las principales preguntas y frustraciones que los clientes tienen con los mecánicos. Utilice la guía de preguntas y respuestas que aparece a continuación para conocer sus derechos y así poder evaluar la situación y hacer el mejor movimiento estratégico para su coche, su cartera y su tranquilidad.

¿Cómo puedo detectar un mal trabajo de reparación?

La mayoría de los trabajos de mala reparación se clasifican en una de estas tres categorías: reparaciones que no funcionaron, trabajos que no se hicieron en absoluto y facturas infladas. El primer tipo de trabajo tiende a ser obvio: llevas tu auto a revisión y en pocos días el problema vuelve a aparecer. Los otros dos, sin embargo, pueden ser más difíciles de detectar. Claro, eso es motivo de preocupación, pero si sigues estos consejos puedes estar seguro de que estás recibiendo el mejor trabajo de reparación:

Obtén cotizaciones de varios mecánicos en cualquier momento en que te enfrentes a una reparación costosa, y asegúrate de que el trabajo incluya una garantía o una garantía sobre la calidad del servicio. También puede usar la calculadora en línea para obtener una cotización instantánea. Cuando el trabajo esté terminado, compare su factura final con el precio que se le cotizó originalmente. Revise todos los renglones en busca de sorpresas antes de firmar el trabajo y pagar la factura, y pida una explicación de cualquier cosa que no esperaba o no entendía.

Para asegurarse de que las piezas defectuosas fueron realmente reemplazadas, pida a la tienda que le devuelvan las piezas viejas. Esto sirve como prueba de que fueron retiradas de su coche y que en realidad estaban dañadas o desgastadas en primer lugar. Algunos estados incluso tienen leyes en los libros que le dan derecho a conservar sus piezas viejas.

¿Qué digo cuando no estoy satisfecho con el trabajo?

Si está decepcionado con su servicio o su precio pero no sospecha de fraude, su mejor opción es simplemente hablar directamente con su mecánico. Si se trata de un taller más grande, también puede llevar sus quejas a la dirección. Entendemos que es una situación difícil, pero si sigue estos útiles consejos es mucho más probable que tenga una conversación productiva:

Comuníquese con calma y profesionalmente. No importa lo frustrado que estés, evita empezar con acusaciones o demandas amenazantes. Una vez que pongas la tienda a la defensiva, te será difícil volver a llevar la conversación a algo más productivo.

En lugar de eso, manténgase firme pero educado. Compare el trabajo realizado con el contrato o la orden de trabajo que firmó para la reparación.

Muchas empresas como autingo.es tiene un sitio web para que usted pueda ejercer su queja directamente con la empresa.

Anote cualquier discrepancia, y explique exactamente por qué está insatisfecho.

Especifique el resultado que espera, como una reducción en la factura o un segundo intento de reparación sin cargo. Recuerde: Si está completamente insatisfecho con el trabajo y no está seguro de que el mecánico pueda atender sus quejas, puede pedir un reembolso total o parcial. Si el taller se niega, puede estar tentado de disputar el cargo con la compañía de su tarjeta de crédito.

Si lo hace, tendrá que documentar que el taller no proporcionó los servicios por los que usted pagó, pero también corre el riesgo de que el mecánico le demande por el impago de su factura, lo que podría dañar su calificación crediticia. Tenga en cuenta las compensaciones y elija con prudencia.

Share this post